ES | EN

CENTRO DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA SANITASAlcobendas

Conoce más sobre la vitrificación de ovocitos. Queremos ayudarte en todo lo que necesites.

Conoce más sobre la vitrificación de ovocitos. Queremos ayudarte en todo lo que necesites.

Preserva tu fertilidad

La preservación de la fertilidad es el proceso en el que se congelan óvulos capaces de fecundar en el futuro. El proceso de congelación se llame vitrificación de óvulos.

Hay dos tipos de preservación de la fertilidad: la preservación por indicación médica, realizada en casos de diagnóstico tumoral, en los que la paciente seguirá tratamientos que pueden ser tóxicos para el ovario, como la radioterapia y quimioterapia o tras enfermedades que pueden alterar la reserva ovárica, y la preservación con indicación no médica o social, que se indica por el retraso en la edad de la maternidad.

 

El ovario funciona como un almacén de óvulos, el momento en el que contiene su mayor número (6-7 millones) es en la vida fetal (dentro del útero de la madre). A partir de ese momento, el número disminuye: al nacer desciende a 1-2 millones de ovocitos y alrededor de los 50 años se agota la reserva ovárica y comienza la menopausia.

Se pueden distinguir 5 etapas dentro de la reserva ovárica:

  1. Comienza la ovulación: 13 años aprox. Al inicio de la pubertad quedan de 300.000 a 500.000 óvulos.
  2. Pico de fertilidad: 20 años aprox. El ovario está a pleno rendimiento, son los óvulos de mejor calidad y sería el momento óptimo para quedarse embarazada, vitrificar los óvulos o donarlos.
  3. Comienza el descenso: 35 años aprox. A partir de los 26-30 años comienza el descenso y a los 35 años hablamos del punto de máxima inflexión. A esta edad, si tras 6 meses de búsqueda activa del embarazo, este no se consigue, recomendamos acudir a un especialista.
  4. Difícil conseguir embarazo evolutivo: 42 años aprox. Al ir cumpliendo años, cambia el número de cromosomas de los óvulos, de forma que, al producirse la fecundación de estos “óvulos mayores”, el embrión podrá tener mayor o menor cantidad de cromosomas (dentro de estas alteraciones en los cromosomas posibles, la más conocida es el síndrome de Down). A partir de los 40 años la posibilidad de conseguir una gestación natural es del 5% por ciclo. Con 40-42 años la posibilidad de tener un recién nacido vivo tras fecundación in vitro con óvulos propios es del 13% y, del 9% a los 43-44 años A los 45 años la mayoría de la mujeres son incapaces de lograr embarazo, esto es así tanto para la concepción natural como con la fecundación in vitro, siendo el uso de óvulos donados la alternativa razonable.
  5. Menopausia: cese de menstruación a partir de 51 años aproximadamente. Es la edad promedio de la menopausia, momento en el que el ovario ya no tiene óvulos y la mujer deja de tener la regla.
Para determinar la reserva ovárica de una mujer se emplean tanto el análisis hormonal como la ecografía transvaginal para contar los folículos antrales.

La hormona Anti-Mulleriana es una sustancia que se produce en el ovario y es uno de los marcadores que mejor refleja no sólo la reserva ovárica sino también la respuesta a los tratamientos de estimulación ovárica y su probabilidad de embarazo.

Se puede medir en cualquier momento del ciclo: niveles entre 2-7 ng/ml nos indican una muy buena reserva, entre 1-2 ng/ml es una reserva normal y niveles inferiores a 0,6 ng/ml se considera baja reserva.

Visto cómo desciende la capacidad de una mujer en quedarse embarazada con el paso de los años, la opción con la que se cuenta es “congelar el momento fértil”, esto es, guardar los óvulos a una edad favorable. Y guardarlos en las mejores condiciones es congelarlos, o más correctamente dicho “vitrificarlos”.
La vitrificación es la introducción de los óvulos en nitrógeno líquido a temperaturas muy bajas (-196ºC).

Se trata de la técnica de conservación que mejor supervivencia celular ha demostrado, que menos daño celular produce y, por tanto, mayor conservación de las propiedades del óvulo tiene.

El momento óptimo para vitrificar óvulos con el objetivo de retrasar la edad para ser madre sería entre los 30 y los 37 años. Por encima de esa edad la calidad de los óvulos conservados disminuye y las posibilidades de conseguir un embarazo evolutivo son menos favorables que con óvulos más jóvenes.
Generalmente los riesgos son mínimos y es un tratamiento muy bien tolerado por la mayoría de las mujeres. Los principales son riesgos derivados del tratamiento de estimulación ovárica, generalmente molestias leves a nivel abdominal; riesgos derivados de la anestesia o de la punción folicular como dolor y sangrado, aunque se suelen presentar de forma leve.
No afecta a la fertilidad posterior.
Se necesitan aproximadamente 15 días para madurar los óvulos y que sean óptimos para poder vitrificarlos, en esos días se realizan controles cada 3-4 días con el ginecólogo.

La medicación se administra en casa diariamente y el ginecólogo en cada control irá indicando la dosis necesaria.

Los óvulos se extraen en quirófano bajo sedación y a los días vendrá la regla como normalmente.

La medicación se administra por vía subcutánea, es pinchada pero está pensada para que lo haga la mujer en su casa de forma sencilla y cómoda.

Para que el proceso de extracción de los óvulos sea indoloro se utiliza una sedación, se realiza por la mañana y por la tarde se puede continuar con la vida normal.

* Gráfico diseñado con cifras promedio. Servicios ofrecidos por Sanitas S.A. de Hospitales y Sanitas S.L. de Diversificación (Sociedad Unipersonal), compañías pertenecientes al Grupo Sanitas. Estos servicios no están cubiertos con carácter general por ninguno de nuestros productos aseguradores.

¿Hablamos?

Puedes dejarnos tus datos y nos pondremos en contacto contigo

Enviar

O también puedes llamarnos directamente al 91 716 58 20 o escribirnos al email unireproduccionmac@sanitas.es